Myriam y yo, cuadragenarias en busca de hallazgos, queremos aprovechar el fin de semana de las Jornadas Europeas del Patrimonio para visitar nuestra bella comarca. Es sábado por la mañana y como todo turista que se precie, encendemos la tableta y nos ponemos a buscar en la web. No sabemos exactamente qué nos gustaría hacer. Solo sabemos que nos apetece algo insólito, fuera de lo común, algo que conjugue lo cultural y lo lúdico... ¡queremos que nos sorprendan!

Tras unas cuantas búsquedas y consultas, nos decantamos por Le Boulou. Nos intriga una visita narrada centrada en un personaje llamado «Thérèse Figueur», quien sería, parece ser, Madame «Sans-Gêne» (la Señora sin vergüenza). Increíble: una semana antes había actuado en esa obra de teatro. Me encantaría saber más, claro está.

El tiempo apremia. La visita es por la tarde y hay que apuntarse. Llamamos a la Oficina de Turismo de Le Boulou y nos atiende Anthony, que nos da aún más ganas.

Después de comer, salimos de nuestros respectivos domicilios situados en Argelès-sur-Mer y quedamos para ir juntas a ver a la famosa Thérèse. En quince minutos llegamos a Le Boulou por la carretera D618. No tardamos en encontrar la Oficina de Turismo, allí nos recibe Anthony (con quien hablamos por teléfono esa mañana) y nos propone esperar en la plaza de la iglesia. Momentos después llega Thérèse vistiendo su magnífico traje de soldado, y nos asombra por su insolencia y su manera franca de hablar.

Todos los ingredientes están reunidos para transportarnos a otra época, la de la Batalla de Boulou y la Guerra de los Pirineos.

Entre anécdotas jugosas y hechos históricos, este pintoresco personaje nos hace descubrir Le Boulou de un modo inusual. Por cierto, no tenía idea de que esta ciudad encerrara tanta riqueza patrimonial. Definitivamente, hay cosas justo al lado que ni siquiera nos tomamos la molestia de visitar. ¡Habrá que hacer algo al respecto! Myriam y yo recomendaríamos esta visita a quien quiera descubrir Le Boulou de forma insólita. Vaya historia la de este soldado «sin vergüeza».