Hace apenas una semana fue mi cumpleaños. Con tal motivo, mi familia me regaló un pack «Spa Sérénité» en las Termas de Le Boulou. Hace tiempo que digo que necesito un buen masaje, así que ese regalo no podía ser más oportuno.

Llego a las Termas y al bajar por el sendero del parque, descubro un jardín exuberante: empezamos bien, ya me siento relajada.

Traspaso la puerta y Sylvie me recibe con una amplia sonrisa. Me ofrece una tisana, me invita a sentarme y me explica el programa de la tarde.

Tras varias propuestas, escojo la ducha termal de hidromasaje, la ducha jet tonificante y la marcha a contracorriente, además del masaje californiano. Un breve paso por el vestuario y ya estoy con el albornoz puesto, lista para disfrutar de un momento de relax.

Empiezo con la ducha termal de hidromasaje, una sensación muy agradable que marca el tono de la tarde. 

Luego paso a algo más… tonificante: la ducha jet. Los beneficios no tardan en sentirse. ¡Muy estimulante!

 

Ahora llega el momento de la marcha a contracorriente. La sensación no es desagradable... y las vistas al parque de las Termas casi me hacen olvidar el esfuerzo.

Y después del esfuerzo... ¡un merecido descanso! 

Me acuesto en la camilla de masajes para disfrutar de un momento de relax con Laetitia: 30 minutos de completa relajación, un bienestar increíble.

Antes de marcharme, paso por la tienda de las Termas para adquirir los productos Decléor que utilizó Laetitia durante la sesión.

Me siento bien, muy bien. Es hora de ir a encontrarme con mi marido y mis hijos para darles un fuerte abrazo y agradecerles esta genial idea de regalo que han tenido.

Un verdadero paréntesis de placer durante mi estancia en Le Boulou.