Sigue la dirección «Costa Brava» para visitar uno de los pueblos más encantadores de la costa mediterránea española: Cadaqués. Esta magnífica localidad rodeada de bahías montañosas ha inspirado a numerosos pintores, entre ellos Dalí, que instaló su casa no lejos de allí, en Port Lligat. La Iglesia de Cadaqués sobresale por encima de las casitas blancas que recuerdan los típicos pueblecitos griegos.

Pasa una tarde en la localidad costera de Rosas, muy animada en época estival. El casco antiguo te deparará bellas sorpresas y los restaurantes de tapas, en las calles estrechas, harán las delicias de tu paladar.

Regresa por el interior con una parada imprescindible en la ciudad de Figueres, famosa por su increíble Teatro-Museo construido por Dalí en 1960. Allí nació Dalí en 1904. Aprovecha para visitar el Museo del Juguete y deambular por las numerosas tiendas del centro.

Diez kilómetros antes de llegar a Le Boulou, haz un alto en Le Perthus para descubrir el Fort de Bellegarde, fortaleza militar construida por Vauban en el siglo XVII, situada en lo alto del pueblo. A lo largo de la calle principal encontrarás una multitud ininterrumpida de comercios (joyerías, tiendas de moda o alimentos) a precios atractivos.

A escasos kilómetros de la frontera francesa, ¡evasión garantizada en la Cataluña sur!